Llama Violeta

Llama Violeta


 

 
 
 
 
 
 

 

El cáncer, origen y curación

Distintas visiones y teorías

 
 
   
   

UNA TEORÍA ABSURDA

La verdad sobre el origen del cáncer y su curación definitiva.

Estimado profesor Velmont: Hace tiempo que deseo saber la verdad acerca de la controversial investigadora del cáncer, Hulda Clark. He revisado con gusto la actualización de su página (algo que hago todos los meses), pero no encontré nada al respecto.

Me gustaría saber si ya tiene información sobre este asunto, aun cuando no la haya publicado. Yo soy una apasionada de los temas médicos alternativos y quiero conocer la verdad del asunto.

Lo felicito nuevamente por la noble labor que usted, conjuntamente con el profesor Olguín, desarrollan al "contactarnos" con los mensajes, datos, informaciones y descubrimientos que los Maestros de Luz, y otras entidades (ej: extraterrestres) nos brindan. El futuro se encargará de valorar esta importante información.

Un cordial saludo.

Mary L.

RESPUESTA

Apreciada Mary: La cuestión del tratamiento del cáncer de la doctora Hulda Clark la teníamos agendada hace tiempo, pero por una razón o por otra la fuimos posponiendo, hasta que finalmente, en razón de que muchos consultantes se interesaron, la pusimos sobre el tapete y preguntamos.

No es necesario que te explique aquí el resultado de la consulta porque los diálogos con el Maestro Ron Hubbard fueron muy claros y categóricos.

Bienvenida al Club. Un fuerte abrazo.

Horacio Velmont.

Nota: Te transcribo seguidamente, en su parte respectiva, las sesiones del 26/6/04 y 10/5/05 donde se trató el tema.

SESIÓN DEL 26/6/04

Médium : Jorge Olguín.

Interlocutor : Horacio Velmont.

Entidad que se presentó a dialogar : Ron Hubbard, fundador de Dianética y Cienciología.

 

Interlocutor: Bien, entonces paso al tema siguiente, que se refiere al tratamiento del cáncer según la doctora Hulda R. Clark. Esta médica australiana sostiene el mejor método para combatir esta enfermedad es eliminar toda clase de parásitos del interior del cuerpo del paciente. Dice que uno de ellos, el Fasciolopsis Buskil, es el principal responsable del cáncer. También considera fundamental eliminar todo tipo de contaminantes químicos, tanto del entorno como de los alimentos y de los productos de uso corporal.

Habla también de que el paciente se extraiga las amalgamas dentales, que cambie las tuberías de su casa si son de cobre, que ingiera solamente alimentos frescos y naturales a fin de evitar los contaminantes químicos, que no use desodorantes, ni fijadores para el pelo y que se vaya a vivir lejos de las torres de alta tensión o antenas de telefonía, etc.

Yo he leído todo lo que afirma la doctora Clark y quedé bastante confundido porque hay algunos factores de su tratamiento que me parecen excelentes, pero otros me resultan completamente disparatados porque hieren el sentido común. Y si la verdad y el sentido común tienen que ir de la mano, aquí en algunas cosas van completamente separados. A lo que me refiero es que el método de esta doctora es como que, tomado en su conjunto, termina, y para decirlo en palabras vulgares, por "oler mal" . ¿Me equivoco?

Lo que concluiría de dar por tierra este tratamiento es que si fuera cierto lo que dice la doctora Clark, el "Purif", es decir, el "Recorrido de purificación" que se aplica en Cienciología para eliminar del cuerpo todas las toxinas, eliminaría también el cáncer y no es así.

Ron Hubbard: Correcto. Esta técnica es falsa porque el cáncer es en la inmensa mayoría de los casos de origen genético. Es un crecimiento indiscriminado de células porque carecen en su membrana de la proteína necesaria para impedir tal crecimiento.

Interlocutor: ¿Usted está hablando de una proteína?

Ron Hubbard: Sí, porque lo que impide que las células se reproduzcan indiscriminadamente es una proteína. Cuando las células carecen de esta proteína se reproducen en forma desorbitada formando procesos tumorales.

Interlocutor: ¡Pero eso no tiene nada que ver con parásitos o elementos contaminantes!

Ron Hubbard: Por supuesto. La teoría de esta médica es una total ridiculez.

Interlocutor: ¡Ya me parecía! Siguiendo su tratamiento al pie de la letra habría que irse a vivir a una isla o a un oasis. ¡Y aun así el cáncer se desarrollaría!

Ron Hubbard: Exacto. Se entiende que cuanto mejor está el organismo, cuanto más desintoxicado está, más perspectiva de vida física puede tener una persona.

Interlocutor: ¡Pero eso es harina de otro costal!

Ron Hubbard: Por supuesto.

Interlocutor: Quiero recordar algo aquí -dicho por usted mismo en sesiones anteriores- para que aquellos que no estén al tanto lo sepan. Me refiero a que el cáncer, cuando es genético, tiene origen kármico y es el propio espíritu el que decide encarnar con un organismo predispuesto para esta enfermedad para aprender las lecciones pendientes.

Ron Hubbard: Sí, es así. Quiero agregar que los estados anímicos del ser encarnado producen endorfinas y estas endorfinas hacen que el cuerpo mejore e impide que haya células que crezcan indiscriminadamente. A veces, estando el cuerpo bien, sin tensiones, estas circunstancias pueden producir salud.

Interlocutor: Concretando sus explicaciones, entonces, para que no quede ninguna duda, el método de la doctora Clark no es para combatir el cáncer, porque es genético en la mayoría de los casos y no se puede tratar en su base como ella lo propone, sino para que la persona, a pesar de padecer esta enfermedad, esté mejor.

Ron Hubbard: Correcto.

Interlocutor: Y no tiene nada que ver con la curación del cáncer.

Ron Hubbard: También es correcto.

Interlocutor: ¡Pero esto no es ninguna novedad porque lo han dicho todos los médicos y todos los filósofos desde la antigüedad e incluso hasta las abuelas de todos los tiempos!

Ron Hubbard: El método propuesto por esta persona, efectivamente, no tiene nada de nuevo.

Interlocutor: ¿El disparate, entonces, está en considerar que el origen del cáncer puede deberse a parásitos o a elementos contaminantes?

Ron Hubbard: Correcto.

Interlocutor: En este momento recuerdo que aquí, en la Argentina, alguna vez hubo un tratamiento utilizando el veneno de serpientes, creo que el medicamento se llamaba "Crotoxina". Fue algo que provocó una tremenda polémica. No estoy en contacto con la comunidad médica, pero creo que quedó en la nada.

Ron Hubbard: El veneno de las serpientes provoca un efecto bueno en la sangre del ser humano porque produce determinadas toxinas, y esas toxinas, que por un lado, y valga la redundancia, si bien intoxican, por el otro lado también impiden la proliferación indiscriminada de las células.

Interlocutor: ¿La Crotoxina entonces era un medicamento válido?

Ron Hubbard: No era la panacea pero sí, era válido, porque ayudaba.

Interlocutor: ¿Desde ya que en algunos casos el cáncer puede ser de origen engrámico e incluso potenciado por el ego?

Ron Hubbard: Por supuesto, e incluso el cáncer de origen genético también puede ser potenciado por los engramas y el ego.

Interlocutor: Entiendo. En una de las sesiones anteriores, creo que cuando se trató el tema del SIDA, usted me informó que la cura para el cáncer ya existe.

Ron Hubbard: Sí, por supuesto que existe, a nivel ADN, y se oculta como se oculta la curación del SIDA. Aquí es una cuestión de sentido común. Si todo ser humano encarnado reconoce que se ha logrado descifrar el código genético, también tiene que reconocer que modificando el ADN de cada célula se impide su reproducción alocada, y por lo tanto se evita el cáncer. Con el virus del SIDA sucede exactamente lo mismo: puede ser perfectamente transmutado modificando un eje de su cadena ADN.

Interlocutor: ¿Pero acaso eso no lo sabe cualquiera?

Ron Hubbard: ¡Deberían saberlo todos lo que apenas conozcan un poquito de química!

Interlocutor: Usted recién habló que el cáncer se produce por la carencia de una proteína.

Ron Hubbard: La falta de esa proteína es la que permite a la célula crecer indiscriminadamente y multiplicarse sin razón.

Interlocutor: ¿El tratamiento del cáncer, entonces, consiste en inyectar a la persona la proteína faltante? Esto, obviamente, lo pregunto así porque desconozco cuál sería la pregunta correcta. Quizás el que conozca algo de este asunto la considere una pregunta absurda. ¡Estoy abriendo el paraguas antes de que llueva!

Ron Hubbard: No, no se trata así, inyectando proteínas, sino corrigiendo la cadena de ADN. Esa proteína es como una llave que impide la proliferación celular desorbitada, es decir que evita que se divida en dos, en cuatro, en ocho, en dieciséis, etc. Al dividirse "sin ton ni son" es como un barco a la deriva y forma lo que se denomina médicamente "tumores cancerosos".

Interlocutor: En este momento recuerdo la anécdota del ajedrez cuyo inventor pidió como pago un grano por la primera casilla del tablero, dos por la segunda, cuatro por la tercera hasta llegar a la casilla sesenta y cuatro. ¡Resultó que la cantidad de granos era tan inmensa que no había en el reino tanto grano como para pagarle!

Ron Hubbard: La anécdota es válida.

Interlocutor: ¿Entonces no es que inyectando la proteína faltante se detiene el aumento de células?

Ron Hubbard: No, insisto en que lo que hay que hacer es directamente corregir la cadena de ácido desoxirribonucleico.

Interlocutor: Entiendo. Ahora bien, la persona con un karma encima nace, para aprender las lecciones pendientes, con todas las células carentes de esa proteína. ¿Es así?

Ron Hubbard: No, la carencia es solamente en algunas de sus células, no en su totalidad.

Interlocutor: ¿En algunas de sus células?

Ron Hubbard: Claro, porque ese tipo de proteínas son individuales en cada célula y, como ya dije, son como una especie de llave que impide la proliferación masiva. Pero sucede lo mismo cuando la mujer engendra un hijo. ¿Por qué permite el óvulo que pase un espermatozoide y no permite que pasen más? Porque directamente allí hay un "clic" que cierra la pared del óvulo para que no entre un segundo espermatozoide.

Interlocutor: ¿La proteína involucrada, entonces, tiene una función similar a la de cerrar el paso a la proliferación de las células?

Ron Hubbard: Exacto.

Interlocutor: Lo que no entiendo bien es esto. Supongamos que en una determinada persona se detecta anticipadamente la carencia de esa proteína. ¿No podría inyectársela de alguna manera para evitar el cáncer futuro? Reitero que la pregunta puede resultar absurda para quien conoce de química, pero yo la formulo así, quizás muy elementalmente, para darle pie a usted para responderla.

Ron Hubbard: No, reitero lo que dije antes: lo que se hace es corregir el sistema de ADN y esta corrección en forma automática genera esa proteína.

Interlocutor: ¡Punto final, ahora entendí perfectamente!

Ron Hubbard: Lo que ocurre es que esta corrección es mucho más simple que querer imponerle algo a la célula. A la célula no se le impone nada, pues basta corregirle su ADN para que ella misma origine automáticamente esa proteína faltante.

Interlocutor: ¿Y con eso ya no hay cáncer?

Ron Hubbard: Así es, con eso ya no hay cáncer.

Interlocutor: ¡Fin del tema!

SESIÓN DEL 10/5/05

Médium : Jorge Olguín.

Interlocutor : Horacio Velmont.

Entidad que se presentó a dialogar : Ron Hubbard, fundador de Dianética y Cienciología.

Interlocutor: ¿Maestro Ron?

Ron Hubbard: ¿Cómo estás, Horacio?

Interlocutor: Bien, Maestro, con una serie de preguntas importantes porque los temas que espero tratar, si nos da el tiempo y el receptáculo resiste, ya que está un poco congestionado, son la llamada Nueva Medicina, que tantas polémicas está encendiendo, la siempre cuestionada Homeopatía, donde nadie a ciencia cierta sabe si funciona o no, y por último el Reiki, que tampoco le va en zaga a las otras dos.

Ron Hubbard: Por el receptáculo no te hagas problemas, que si se cae yo sigo transmitiendo.

Interlocutor: ¡Maestro, usted no se pierde ocasión de chancear!... Pero sí, tiene razón, aunque Jorge se caiga nosotros seguimos igual. Fuera de broma, ¿podemos comenzar?

Ron Hubbard: Está bien, comienza.

Interlocutor: La primera pregunta está relacionada con la llamada "Nueva Medicina", creada por El doctor Gerard Ryke Hamer. Su historia, contada escuetamente, es que en 1978 murió su hijo en un accidente a bordo de un yate. En concreto, el príncipe Amadeo de Saboya disparó un rifle de esos que se usan para cazar elefantes y sin querer fue dar a Dirk, que así se llamaba este chico, que en ese entonces tenía 19 años. Creo que murió después de cuatro meses del accidente.

La cuestión es que el doctor Hamer y su esposa desarrollaron cánceres, el primero en los testículos y la segunda en el pecho, que el primero atribuyó al conflicto que les provocó la muerte del hijo.

La pregunta concreta que le hago para ponerme al tanto de inmediato es si fueron los espíritus del Error los que influyeron en él o directamente fue una tergiversación que hizo de los mensajes de los espíritus de Luz.

Ron Hubbard: Fueron espíritus del Error del plano 2.

Interlocutor: ¿Es decir que para nada hubo influencia de Luz?

Ron Hubbard: No, para nada.

Interlocutor: ¿Los cánceres se produjeron como él sostiene a causa de la muerte del hijo?

Ron Hubbard: A veces, un estado emocional puede afectar la parte física -si afecta la parte áurica también afecta la parte física-, pero no necesariamente un problema de ADN tiene que estar reflejado por un campo emocional.

Interlocutor: No entiendo.

Ron Hubbard: Lo que quiero decir es que en el caso de estas personas se les produjo el cáncer porque ya estaban propensos a él.

Interlocutor: Entiendo. ¿O sea que la muerte del hijo fue simplemente un disparador que hizo salir a la luz algo que de alguna manera ya estaba en ellos?

Ron Hubbard: Correcto.

Interlocutor: ¡Pero entonces la muerte del hijo no les produjo el cancer!

Ron Hubbard: Exacto. El cáncer ya estaba en ellos.

Interlocutor: ¿Entonces toda la teoría del doctor Hamer es disparatada porque parte de un error de base?

Ron Hubbard: Así es.

Interlocutor: ¿Siempre con los espíritus del Error detrás?

Ron Hubbard: Los espíritus del Error actúan porque cuando hay algo no comprobado hasta tanto no se perfeccione siempre va a haber muchas personas que serán utilizadas como conejillos de Indias. Y los espíritus del Error se benefician porque es como que allí desagotan su crueldad.

Lo traduzco: "desagotan su crueldad" significa que cuanto mayor cantidad de víctimas haya en las investigaciones, ellos más gozan.

Interlocutor: Entonces, y reiterándolo para que no quede ninguna duda, ¿toda la teoría de la Nueva Medicina es un disparate del principio al fin?

Ron Hubbard: Así es.

Interlocutor: Discúlpeme, Maestro, que insista, pero quiero tener la certeza absoluta de que no tiene nada de válido la teoría desarrollada por el doctor Hamer: ¿nada, pero nada, es válido, ni siquiera en pequeñísima medida? Lo pregunto porque el mismo doctor Hamer y otros investigadores que han estudiado su teoría -no me refiero obviamente a los detractores- dicen que las leyes biológicas que la integran se cumplen a rajatablas en todas las ocasiones.

Ron Hubbard: Es un disparate total. No tiene nada demostrado. Hubo personas que han revertido parte del problema que tenían con tratamientos convencionales, e inclusivo a través del "efecto placebo", pero nada más.

Interlocutor: Por lo que veo, prácticamente ni vale insistir con este tema porque veo que la teoría del doctor Hamer no tiene ningún asidero.

Ron Hubbard: Así es.

Interlocutor: Sin embargo, me gustaría que usted haga un pequeño resumen de ella para que quede en claro su inutilidad. Cuando yo empecé a leer la Nueva Medicina me hizo acordar a Dianética. Me refiero a que, aunque no habla de mente reactiva ni de engramas, de alguna manera estaba relacionando un hecho conflictivo con una enfermedad, es decir, el engrama con el trastorno.

Ron Hubbard: Yo definiría a la Nueva Medicina como una teoría esperanzadora que creó demasiadas expectativas, que debido a su falsedad creó karmas al autor y engramas a quienes esperan una solución a sus problemas.

Interlocutor: Esta claro. ¿El doctor Hamer aportó alguna solución, mejor dicho alguna supuesta solución, para resolver el conflicto que supuestamente acarrea el cáncer? En este momento estoy comparándolo a usted con el doctor Hamer -¡Dios me perdone, valga la broma!-, en el sentido de que sus descubrimientos sobre la mente reactiva cuando estuvo encarnado también fueron complementados de la tecnología para liberarla de los engramas. Doy por sentado, por supuesto, que los conflictos emocionales no producen el cáncer. ¿Es así?

Ron Hubbard: Es así. Ratifico que los conflictos emocionales no producen el cáncer. El cáncer puede ser originado por engramas -enfermedad psicogénica engrámica- o por un factor genético, de carácter karmático. Entonces, si determinada célula tiene una programación distinta va a degenerar y la reproducción celular va a ser caótica y eso va a formar distintas células cancerosas.

La célula normalmente tiene una programación de ADN que se va multiplicando exponencialmente: 2, 4, 8, 16, 32, 64, 128, 256, etc. En este caso las células cancerosas crecen en forma indiscriminada, su gen está completamente disfuncional, y llega incluso a hasta causar la muerte de la persona portadora de esas células. Y eso no necesariamente es por trastornos psicogénicos, sino que son problemas de origen karmático que directamente afectan a la génesis de la persona.

Interlocutor: A este doctor lo persiguen, pero más allá de que su teoría sea disparatada, la pregunta es si es porque ha cometido algún delito.

Ron Hubbard: Sí, así es. Desde el punto de vista legal es un delincuente.

Interlocutor: Concretamente, entonces, no lo persiguen por sus ideas sino porque hace uso ilegal de la Medicina.

Ron Hubbard: Correcto.

Interlocutor: ¿Es cierto el caso de Olivia Pilhar , una niña a la que se le detectó un cáncer cuando tenía seis años? Olivia empezó a ser tratada con quimioterapia, pero sus padres, convencidos por el doctor Hamer, se negaron a que prosiguiera el tratamiento y se la confiaron a él. Ante el riesgo de muerte de la pequeña, los responsables del hospital solicitaron una orden judicial para que prosiguiera el tratamiento médico, pero durante el proceso los padres de Olivia la llevaron a España, donde siguió siendo tratada por un seguidor de Hamer. Afortunadamente, la intervención de numerosos médicos austriacos y la intercesión del propio presidente de la República lograron repatriar a la niña. Cuando Olivia ingresó de nuevo en el hospital, el enorme tumor canceroso pesaba ya varios kilos. Por suerte, un enérgico tratamiento de quimioterapia consiguió salvar su vida. ¿Hay algo de cierto en esta historia?

Ron Hubbard: Sí, es así. La medicina tradicional, en alguna de las enfermedades aún deja mucho que desear. A pesar de los grandes avances médicos aún es mucho lo que le resta. Hay muchos problemas que el ser humano no ha resuelto. Hay enfermedades que aún no han sido revertidas, que tienen un origen muy antiguo, como la diabetes, por dar un ejemplo. O distintos trastornos de la epilepsia, que a estas alturas ya deberían tener curación.

Esto que les voy a dar es una nueva primicia para el Grupo Elron. Hay un aparato que está en teoría -¿dónde si no en Japón?- que consiste de un casco con electrodos donde pueden leer el cerebro con un computador, tipo electroencefalograma.

Interlocutor: ¿Solamente es para lectura o tiene algún tipo de función sanadora?

Ron Hubbard: Hace años que en este planeta este casco se ha inventado y lo que hace es corregir, desde afuera hacia adentro, los circuitos eléctricos que estén mal en el decodificador.

Interlocutor: ¿Esto ya se está haciendo?

Ron Hubbard: No, por ahora sólo es una teoría.

Interlocutor: ¿Válida?

Ron Hubbard: Sí, por supuesto. Y puede llegar a modificar, en alguna medida, en aquellos decodificadores que tengan problemas de cortocircuitos, los disparadores eléctricos que estén en demasía.

Interlocutor: ¿Cómo en el caso de ataques epilépticos?

Ron Hubbard: Así es.

Interlocutor: ¡Qué maravilla!... Volviendo al tema del doctor Hamer, ¿este médico habló solamente del cáncer o de todas las enfermedades?

Ron Hubbard: En realidad lo que él dijo es que todas las enfermedades son originadas por conflictos internos.

Interlocutor: ¿Y no tiene acaso razón?

Ron Hubbard: Si quisiéramos ser muy sutiles diríamos que sí que tiene razón. Pero con ese criterio toda la humanidad podría tener razón con las cosas que dice, como por ejemplo sosteniendo que "la fe sana". Nosotros sabemos que la fe no sana, pero determinadas enfermedades leves pueden ser revertidas mediante el "efecto placebo".

Entonces, resulta obvio que es muy fácil llevar la historia para donde tú quieras.

Interlocutor: Entiendo, es como que el abogado astuto que arma la historia para tener razón.

Ron Hubbard: Correcto. Si hablamos puntualmente, sabemos que hay enfermedades que son, o bien engrámicas o bien karmáticas, que no tienen nada que ver con problemas emocionales.

Interlocutor: ¿Pero el doctor Hamer diseñó alguna tecnología, o ha dado alguna solución, al supuesto origen del cáncer o se ha quedado solamente en la teoría del supuesto origen?

Ron Hubbard: ¿Qué solución va a dar si no tiene ninguna? Se quedó solamente en la teoría del origen del cáncer a causa de un conflicto emocional.

Interlocutor: ¿Concretamente, entonces, planteó una teoría -falsa por otra parte- y además la dejó ahí nomás, sin esbozar ni siquiera teóricamente una técnica curativa?

Ron Hubbard: Así es.

Interlocutor: Hay algo que no entiendo bien. Usted en 1950 lanzó al mundo el libro Dianética, la ciencia moderna de la salud mental, de la que se vendieron, y se siguen vendiendo, millones de ejemplares, y resulta que el doctor Hamer, a partir de 1978, año en que murió su hijo, tres décadas después desarrolla su teoría prescindiendo de sus descubrimientos sobre la mente reactiva y los engramas. No tiene sentido. ¿Acaso un investigador serio no tiene que estar al tanto de las novedades, y máxime de algo tan revolucionario como lo fue en su momento Dianética? Lo compararía a alguien que intenta hacer fuego con dos palitos cuando ya los fósforos fueron inventados.

Ron Hubbard: Los ignoró por ego. Cada cual quiere tener su propia teoría y ser el único dueño de la verdad.

Interlocutor: Pero hay una diferencia muy grande, Maestro, y es que usted demostró científicamente cada axioma que postuló y es sabido que todas las organizaciones del mundo envían a la central en Estados Unidos la documentación probatoria de los éxitos obtenidos.

Ron Hubbard: Correcto. Si tú te fijas en la historia reciente de la humanidad, la mayoría de las personas son arrastradas por teorías elementales, muy básicas. Por el contrario, las teorías bien sustentadas arrastran muy poca gente.

Interlocutor: Lo más sorprendente es que Dianética y Cienciología no hayan llegado aún a la Medicina.

Ron Hubbard: Con la religión sucede exactamente lo mismo. Cuanto más básica es la religión más gente va a arrastrar, porque la gente está teniendo poca comprensión. Hay un predominio de la mente reactiva, y sabemos que la mente reactiva no piensa. La mente reactiva automática tiene cero pensamiento, y la impulsiva, si bien está regida por patrones egoicos, no la puedes comparar con la mente analítica.

Interlocutor: Está claro. Creo que este tema no da para más, ¿es así?

Ron Hubbard: Es así.

Interlocutor: Bien, entonces aprovecho para hacerle una consulta que me hizo Abraham G. respecto del cáncer. En principio me transcribe un diálogo que tuve con usted que dice así:

 

Interlocutor: Usted recién habló de que el cáncer se produce por la carencia de una proteína.

Ron Hubbard: La falta de esa proteína es la que permite a la célula crecer indiscriminadamente y multiplicarse sin razón.

Interlocutor: ¿El tratamiento del cáncer, entonces, consiste en inyectar a la persona la proteína faltante? Esto, obviamente, lo pregunto así porque desconozco cuál sería la pregunta correcta. Quizás el que conozca algo de este asunto la considere una pregunta absurda. ¡Estoy abriendo el paraguas antes de que llueva!

Ron Hubbard: No, no se trata así, inyectando proteínas, sino corrigiendo la cadena de ADN. Esa proteína es como una llave que impide la proliferación celular desorbitada, es decir que evita que se divida en dos, en cuatro, en ocho, en dieciséis, etc. Al dividirse "sin ton ni son" es como un barco a la deriva y forma lo que médicamente se denominan "tumores cancerosos".

Interlocutor: ¿Entonces no es que inyectando la proteína faltante se detiene el aumento de células?

Ron Hubbard: No, insisto en que lo que hay que hacer es directamente corregir la cadena de ácido desoxirribonucleico.

 

A continuación, Abraham G. me acota:

"Usted pregunta varias veces si esta proteína detiene el crecimiento, para lo que el Maestro Hubbard le responde que es corrigiendo la cadena de ADN, por lo que queda claro que la cura está relacionada con el ADN. Pero le recalco lo siguiente donde dice: "Esa proteína es como una llave que impide la proliferación celular desorbitada. La falta de esa proteína es la que hace que se genere el cáncer, el cáncer sólo se genera cuando hace falta esa proteína (dejando fuera el caso egoico y engrámico) en el cuerpo. Por lo que -por lógica- si la persona tuviera esa proteína, no generaría el cáncer. Si esto es cierto, como lo que se deduce de la respuesta del Maestro, sólo habría falta vigilar la cantidad de esa proteína en cada persona para evitar que se genere el cáncer. Por lo que quisiera saber qué proteína es la que impide que se genere. Hago hincapié en que estamos hablando de evitar que el cáncer se genere, no de curarlo, ya que eso sólo se hace modificando el ADN. Sin tomar en cuenta los casos egoicos y engrámicos".

 

Ron Hubbard: Los biólogos saben muy bien cuál es la proteína cuya enzima tiene la llave para que directamente la célula se multiplique o no. Lo que ocurre es que en la actualidad los tratamientos utilizados para el cáncer están, como dicen ustedes en el plano físico, "en pañales". Falta recorrer mucha agua aún.

Interlocutor: Pero usted había dicho que la curación del cáncer ya estba solucionada..

Ron Hubbard: Si, pero también había dicho que para que esté al alcance de todos van a pasar decenas de años.

Interlocutor: ¿Es porque lo ocultan o porque le faltan aún descubrimientos por hacer?

Ron Hubbard: Sin irme del tema, también hubo laboratorios que por modificación del ADN han impedido que los retrovirus del SIDA se multipliquen e invadan las células. Sin embargo, hay muchos intereses creados a nivel comercial por todos los remedios que existen para revertir determinado problema -en el caso del cáncer, por ejemplo con determinada quimioterapia-, donde participan obras sociales, sanatorios de primera línea, que nos les interesa que soluciones más sencillas sean dadas a conocer masivamente . Ésta es una de las razones.

Incluso ha habido cinco muertes misteriosas, dos en Suiza y tres en Japón, de científicos que estaban investigando nuevas vacunas y sus laboratorios destruidos.

Interlocutor: Supongo que con lo de las "muertes misteriosas" se está refiriendo a que directamente fueron asesinados.

Ron Hubbard: Obvio.

Interlocutor: ¿Hay mafia, entonces, dentro de la Medicina?

Ron Hubbard: ¿Cómo no la va a haber?

Interlocutor: Es increíble, porque donde uno menos puede pensar que haya mafia en ese ámbito. ¿Cómo se llama esa proteína que impide que la célula se multiplique indiscriminadamente?

Ron Hubbard: El nombre del gen es Z-3.

Interlocutor: ¿Ése entonces es el nombre de la proteína?

Ron Hubbard: Te estoy dando el nombre que le dio un biólogo en Suiza. Yo simplemente lo repito. Así llaman en el plano terrenal a esa proteína.

Interlocutor: A ver si entendí. Supongamos que soy una persona sana que no tiene cáncer. Perfecto. ¿Cómo hago si quiero prevenirme para que no tenga cáncer en el futuro? ¿Hay forma?

Ron Hubbard: La única forma es que te equilibres emocionalmente y que no te afectes a nivel placebo.

Interlocutor: ¿A nivel placebo?

Ron Hubbard: Sí, porque el placebo también puede ser en contra. Es lo que ustedes en el plano físico le llaman hipocondría.

Interlocutor: ¿Usted se refiere a aquellas personas sanas que se provocan enfermedades?

Ron Hubbard: Así es.

Interlocutor: ¿No me prevengo del cáncer, entonces, haciendo que me inyecten esa proteína "Z-3"?

Ron Hubbard: No, en absoluto. No está aún la técnica para eso.

Interlocutor: ¿Pero en el futuro, con la técnica adecuada, podría ser la forma de prevención?

Ron Hubbard: Podría ser una de las formas.

Interlocutor: ¿Usted percibe que en otros planetas lo han logrado?

Ron Hubbard: ¡Pero por supuesto que sí! En otros planetas hay otros tipos de virus y de retrovirus que ya han sido vencidos.

Interlocutor: ¿Estaría aclarada la pregunta que nos hizo Abraham G.?

Ron Hubbard: Sí, pero voy a reiterar que aún no hay una reversión del problema a nivel masivo, pero en futuro sí la va ha haber.

Interlocutor: Por mi parte doy por terminada esta cuestión de la Nueva Medicina, que creo que está muy clara. ¿Usted quiere agregar algo más?

Ron Hubbard: No, por ahora no.

 

 
 
 
 
 
Apps de El Místico para acceder a los contenidos desde Smartphone o Tablet.

Ingresa con tu celular o tablet

 
 
 El Místico en tus favoritos
   
Remeras sublimadas Ricmon
Chat de conferencias en El Místico
Canal en YouTube de El Místico