Llama Violeta

Llama Violeta


 

 
 
 
 
 
 

 

AUTISMO

¿CÓMO SE PRODUCE EL AUTISMO? 

Autismo originado en una vida anterior.

 

 
   
   

La Psiquiatría ignora que el autismo y todas las enfermedades psicogénicas (erróneamente denominadas “psicosomáticas”) como daltonismo, dislexia, afasia, tartamudez, etc., está producido por engramas que dictan esa conducta. Es muy común que los padres reprendan a sus hijos con frases que inducen al autismo: “Tienes que quedarte quieto”, “los niños buenos siempre se callan la boca”, “no juegues más, “quédate en el rincón y no te muevas”, y frases similares. Si el niño en ese momento tiene su mente analítica reducida o desconectada por algún accidente o enfermedad, esas palabras se graban en su mente reactiva como engrama, es decir, como orden hipnótica de alto poder.

El dolor físico (por ej., un golpe) o la emoción dolorosa (por ej. un susto) reducen total o parcialmente la mente analítica, y de inmediato comienza funcionar la mente reactiva grabando engramas (que son similares a órdenes hipnóticas de alto poder). Éstas órdenes, cuando más tarde se restimulan, pueden provocar cualquier tipo de aberraciones, incluso autismo, dependiendo de muchos factores impredecibles. Más información en "Mente reactiva automática" y luego en "Engrama, mente reactiva y Clear".

Cuando el niño está contento no hay posibilidad de implantes engrámicos y los padres pueden decirle todo lo que gusten. Pero cuando el niño llora o está enfermo, lo único que hay que hacer es atenderlo y cerrar la boca. El manicomio está lleno de personas que tienen implantes engrámicos de conversaciones que se hicieron en su entorno cuando tenían la mente analítica total o parcialmente desconectada.  

DELFINOTERAPIA

Es una terapia válida porque el sonido del delfín modifica el ADN humano. El tema se incluye en "delfinoterapia".

Disparates de la ciencia

Enlace a la página

EN EE.UU. PROPONEN NO TRATARLO COMO UNA ENFERMEDAD


Una nueva mirada sobre el autismo

 

(Publ. en Clarín, Argentina, 22/12/04)

Dicen que el autista exhibe una fórmula alternativa de cableado cerebral. Y enseñan a los chicos a valorar sus rasgos positivos frente a sus impedimentos.

THE NEW YORK TIMES. ESPECIAL

A diferencia de muchos programas para autistas, el que ofrece la escuela experimental Aspie en Boiceville, en el estado de Nueva York, no intenta expurgar los comportamientos sociales que muchas veces les dificultan la existencia. Su objetivo, poco convencional, es enseñarles a los alumnos que está bien "actuar como autistas" y que deben aprender a desenvolverse en un mundo que no lo es.

Los alumnos recitan orgullosa mente los rasgos positivos que puede conferir el autismo, como la capacidad para desarrollar un área especial de interés. La clase de este año incluye especialistas en supervolcanes y armamentos medievales.

El programa de esta escuela, "Fortaleza, voluntad e independencia autista en la educación", se basa en una visión del autismo como una forma alternativa de cableado cerebral, con sus propias ventajas y desventajas, y no como un desorden devastador que necesita cura.

Es una opinión compartida por un grupo cada vez mayor de autistas adultos, incluso aquellos que no pueden usar el habla para comunicarse. Pero causa consternación entre muchos padres cuya mayor esperanza es evitar ese futuro para sus hijos. Muchos creen que la terapia actitudinal intensiva es la única ayuda frente a chicos impredecibles, a menudo agresivos, cuyo comportamiento repercute en toda la familia.

Los activistas autistas dicen que también quieren ayuda, pero que se sentirían mucho mejor si aprendieran a usar sus fortalezas autistas para hacer frente a sus impedimentos autistas, en lugar de admitir que se los puede eliminar.

"Necesitamos que acepten quiénes somos y cómo somos", dice Joe Mele, 36, quien participó de una protesta en Long Island, donde diez mil personas marcharon recientemente para recaudar dinero para la investigación del autismo. "Eso significa que hay que salir del encasillamiento de la cura."

Tradicionalmente se consideró que el autismo, una enfermedad neurológica que puede dificultar formas estándar de comunicación como el tono de voz, la expresión facial y hasta el lenguaje oral, era una cápsula de la que algún día podía surgir un chico normal. Pero son muchos los que sostienen que el autismo es una parte integral de sus identidades, mucho más parecido a una piel que a una cápsula.

El esfuerzo por curar el autismo, dicen, no es similar al de curar el cáncer. Algunos temen que, además de las intervenciones problemáticas, la última cura sea una prueba genética para impedir que nazcan chicos autistas.

Eso sería una pérdida, sostienen, no sólo para la tolerancia social sino porque los autistas, con su atención obsesiva en el detalle y en la perspectiva excéntrica, pueden ofrecer una nueva y muy valiosa mirada. El neurólogo Oliver Sacks sostiene que Henry Cavendish, el químico del siglo XVIII que descubrió el hidrógeno, probablemente haya sido autista.

"Lo que están diciendo, es que su objetivo es crear un mundo en el que no haya gente como nosotros", dice Jim Sinclair, que no habló hasta los 12 años y cuyo ensayo de 1993 "No lloren por nosotros" sirve como piedra fundamental de este movimiento de autistas.

Para muchos padres, sin embargo, este movimiento suena como una amenaza para el futuro más brillante que avisoran para sus hijos. Los padres sostienen que sus antagonistas muestran una falta total de empatía al sugerir que no deberían intentar ayudar a sus hijos.

TRADUCCION: Claudia Martínez

¿CÓMO SE PRODUCE EL AUTISMO? 

Origen del autismo.

Estimado profesor Velmont: Soy madre de un niño de cuatro años que va al jardín de infantes y la maestra me informó que es muy inteligente, pero a la hora de jugar no se integra con los demás niños, sino que organiza sus propio juegos. ¿Me podría ayudar a saber qué le ocurre? Desde ya, gracias.

Lucía H.

 

RESPUESTA

Apreciada Lucía: Ante una emoción dolorosa o un dolor físico intenso la acción de la mente analítica se suspende y se conduce justamente como si fuese un órgano del que se desconecta el abastecimiento vital.

En el caso del niño de la figura, al que se le va a aplicar una dolorosa inyección, su poder analítico se ve enormemente disminuido por la conmoción que le provoca el susto.

Ahora bien, supongamos que se le aplica la inyección y el dolor haya sido tan intenso que le haya provocado un desmayo, quedando inconsciente por algunos minutos. Al recuperar la conciencia no tiene ningún registro del período en que estuvo "fuera de combate".

Esta sería una situación de no supervivencia, porque el niño carecería en ese estado totalmente de voluntad, ¡justamente en un momento en que más la necesita!

¿Cómo resolvió el organismo el problema? Pues a través de una segunda mente, la mente reactiva, que toma el mando cada vez que se desconecta, total o parcialmente, la mente analítica.

Siempre, entonces, que aparece o se produce la inconsciencia analítica (v.gr., caída de una escalera, accidente automovilístico, anestesia quirúrgica, etc.), se pone en funcionamiento la mente reactiva para dirigir, y eventualmente salvar, al organismo.

Cuando la persona vuelve en sí, la mente reactiva no se desconecta como la mente analítica, sino simplemente deja de funcionar y queda otra vez en estado de alerta en previsión de una nueva desconexión analítica.

La mente analítica, como se puede apreciar, opera como un fusible, ya que si no se desconectara todo el mecanismo mental quedaría destruido.

Pero también sucede otra cosa: mientras la persona está analíticamente inconsciente, la mente reactiva graba a nivel celular todo lo que sucede en su entorno.

¿Por qué lo hace? Simplemente porque al ser un mecanismo de supervivencia, archiva preventivamente todo lo que sucede en ese momento de no supervivencia (es decir, de peligro) para que cuando el organismo se encuentre más tarde en una situación parecida, huya y se salve.

Todos los animales tienen también mente reactiva y sobreviven gracias a este mecanismo que los impulsa a escapar.

Con respecto al hombre, este mecanismo era sumamente útil para el hombre primitivo, pero no para el civilizado actual.

El hombre primitivo tenía un lenguaje básico y los ruidos también eran pocos y básicos, y cuando se oía un rugido y algún compañero gritaba "bestia", entonces la mente reactiva le era muy útil porque los ruidos y las palabras reflejaban concretamente la situación de peligro archivada en la mente reactiva, en cuyo caso era acertado el impulso automático de huida porque realmente evitaba la destrucción del organismo.

Pero el hombre civilizado posee un lenguaje complicado, donde cada palabra tiene múltiples significados, y entonces la reacción reactiva se torna totalmente impredecible y uno puede salir huyendo aunque el rugido provenga del motor de un vehículo y sea algún peatón enfurecido el que grite "bestia", pero al conductor del colectivo que casi lo atropella.

Por lo tanto, la grabación literal que hace la mente reactiva de todo lo que sucede alrededor de la persona inconsciente (engrama o sugestión poshipnótica, como se le quiera llamar: a los efectos de su resultado son términos equivalentes) es trágica para el organismo cuando los engramas u órdenes hipnóticas se reestimulan.

Poniendo un simple ejemplo, y en el caso del niño de la figura al que le aplican una inyección, y que a causa del intenso dolor queda inconsciente o semiinconsciente unos minutos, todo lo que le diga el médico en ese momento se le graba en la mente reactiva como orden hipnótica.

En un caso real, la enfermera, al ponerle la inyección al niño le dijo, queriendo alabarlo para facilitarse ese doloroso trance: "Tú eres diferente de los demás niños porque ellos se asustan y tu en cambio eres muy valiente".

Esta orden engrámica operó como una poderosa orden hipnótica y más tarde cuando se restimuló le produjo a la criatura autismo, porque la mente reactiva interpretó estúpidamente que como los otros niños jugaban y se divertían, él, para "ser diferente", tenía que aislarse de sus compañeritos y recluirse en los rincones.

El origen de su autismo se descubrió a través de Dianética, la única técnica que puede descubrir los engramas y eliminarlos, desarrollada por L. Ronald Hubbard.

Si quieres saber más sobre esto puedes solicitarme el libro "Origen de la aberración humana" y te lo enviaré gratuitamente por email. Obviamente, también sería importante que leas el libro de Hubbard "Dianética, la ciencia moderna de la salud mental", pues te puede ayudar mucho, tanto a ti como a tu hijo.

Bienvenida al Club. Un fuerte abrazo.

Horacio Velmont.

 

Nota: Te transcribo, para la mejor comprensión del autismo, la sesión del 19/8/03 donde se trató el tema.

 

Interlocutor: ¿Quién está presente? ¿Ron?

Ron Hubbard: Hola, Horacio. Así es, soy Ron.

Interlocutor: ¿Cómo le va, Maestro, qué dice usted?

Ron Hubbard: Estoy un poco irónico, porque veo que muchos seres encarnados complican lo sencillo. Hay preguntas que no tienen razón de ser. Una frase muy sugestiva de mi hermano Albert Einstein dice que "hay dos cosas que son infinitas, la vastedad del universo y la estupidez humana, aunque no estoy muy seguro de lo primero".

Interlocutor: Recuerdo la frase y es de verdad muy graciosa a la par muy incisiva. ¿Pasamos directamente a las preguntas?

Ron Hubbard: Como dicen en el plano físico, "manos a la obra".

Interlocutor: Aquí tengo agendada una pregunta de una persona llamada Marcela O. que tiene un pequeño de siete años que padece de un determinado grado de autismo.

Transcribo su mail para que quede grabado: "Tengo un nene de siete años que padece algo del espectro autista. Ya en algún momento me había topado con Dianética, pero por esas cosas no ahondé. Se ve que no era el momento. Ahora, ¿cómo se desactiva un engrama sin la participación activa de un sujeto? Porque mi nene no va a hacer algo, porque está en otra frecuencia mental (de todas maneras, está cada vez más en la 3D). Le comento que su trastorno se convirtió en mi camino curativo. Y en este momento justamente estoy trabajando con el susto. Ese susto que lo marcó en todos estos años. Lo importante es que él mismo ya está pidiendo un cable a tierra contundente. Cualquier información va a ser más que bienvenida. Gracias por aparecer en este momento con este Servicio tan clarificador. Un abrazo del alma. Marcela"-

Ron Hubbard: El caso del hijo de esta persona es engrámico, es decir un trastorno psicogénico.

Interlocutor: ¿Concretamente, entonces, no es genético?

Ron Hubbard: No, no es genético, sino, reitero, psicogénico. Pero a veces, a pesar de no tener origen genético, como es el caso de este pequeño, quien lo padece no puede revertir el problema por más esfuerzos que ponga el 10 %, que es la parte de espíritu que encarna. Además, el decodificador mental está alterado.

Interlocutor: ¿Cómo podemos entonces ayudar a la madre?

Ron Hubbard: Ayudar a la madre no, sino a la criatura. En este momento se lo puede ayudar con sonidos especiales.

Interlocutor: No entiendo.

Ron Hubbard: El sonido de los delfines, por ejemplo, es un sonido muy recomendado porque hay frecuencias altísimas que de alguna manera modifican la cadena de ADN. Pero no todo el mundo está apto para aceptar este tipo de terapia ni tampoco tiene el dinero necesario.

Interlocutor: ¿Usted se está refiriendo a la terapia llamada "Delfinoterapia"?

Ron Hubbard: Así es.

Interlocutor: ¿Pero no hay algún otro sonido que de alguna manera reemplace al de los delfines?

Ron Hubbard: Sí, por ejemplo la música clásica.

Interlocutor: ¿Cualquier música clásica?

Ron Hubbard: No, cualquiera no. No tiene que ser agresiva.

Interlocutor: En este momento, a pesar de conocer música clásica, no ubico a la que puede llamarse agresiva.

Ron Hubbard: La música de ópera, por ejemplo, es agresiva. Me refiero, naturalmente, a la parte cantada. Hay voces que son muy irritantes.

Interlocutor: Ahora entiendo. ¿Por ejemplo, sería indicado el Claro de Luna de Beethoven?

Ron Hubbard: Sí, pero solamente el primer movimiento, es decir, el Adagio. También son recomendables los valses vieneses. En lo posible flautines, flautas.Tú que sabes de música clásica puedes recomendarle cuál es la adecuada.

Interlocutor: Tendría que ponerme a pensar y hacer una lista. ¿Cómo tiene que ponerle la música? Me refiero a si hay que ponerle auriculares o llamarle la atención para que la escuche, o algo así.

Ron Hubbard: No, nada de eso. La música hay que ponérsela como de fondo, sin necesidad de que preste atención ni menos aún que la escuche a través de auriculares.

Interlocutor: ¿Nada de alertarlo, entonces, sobre la música?

Ron Hubbard: ¡Para nada! Poner la música y que el pequeño siga haciendo sus cosas.

Interlocutor: ¿Cuándo crezca se puede utilizar Dianética?

Ron Hubbard: Sí, por supuesto, pero supeditado a cómo vaya mejorando.

Interlocutor: ¿Y la madre qué puede hacer, mientras tanto?

Ron Hubbard: Depende del problema que tenga la madre. Si el problema de la madre es la angustia por el hijo, lo que tiene que hacer es darse cuenta de que todo lo que ocurre es por una cuestión kármica, que tú ya sabes que no se trata de un castigo sino tan solo de lecciones pendientes que el espíritu quiere voluntariamente aprender para evolucionar. Nadie obliga a encarnar ni a aprender ningún tipo de lección: el espíritu lo decide libremente.

Lo que quiero dejar en claro es que no porque se trate de un karma hay que resignarse. No, en absoluto. Hay que luchar igual.

Interlocutor: Entiendo. ¿El karma, me refiero a las lecciones pendientes, es de la madre o del hijo?

Ron Hubbard: De ambos. Pero cada karma es independiente. No hay karmas dobles. Por ejemplo, yo encarno como XX y tengo determinado karma, es decir, una lección pendiente por algo que hice en mi vida anterior. Yo igual lucho, o sea, el Absoluto me da libre albedrío y nadie me lo impide. No tengo por qué resignarme a padecer determinado problema.

Interlocutor: ¿En definitiva lo que tiene que hacer la madre es luchar?

Ron Hubbard: ¡Pero por supuesto que sí, si para eso encarnó!

Interlocutor: ¿Se podría saber cuál fue el engrama que le provocó al pequeño su autismo?

Ron Hubbard: Temor a violencia verbal.

Interlocutor: ¿Podría darme un poco más de datos? Por ejemplo, quién o quiénes fueron los causantes.

Ron Hubbard: El entorno familiar. Se encerró en un mutismo para no escuchar esa violencia. No estoy hablando de violencia de hecho, es decir, física, sino verbal: gritos, amenazas, malas palabras.

Interlocutor: Bueno, es algo normal que sucede en todas las familias.

Ron Hubbard: La palabra "normal" me provoca un escozor muy grande.

Interlocutor: Quizás la expresión correcta sería "común".

Ron Hubbard: También me produce escozor. Tendría que ser al revés: las discusiones familiares deberían que ser algo excepcional, no algo común.

Interlocutor: Maestro, usted estuvo encarnado y sabe cómo son las familias en el plano físico.

Ron Hubbard: Sí, pero ya ha transcurrido el suficiente tiempo como para que todos sepan el daño que hacen las discusiones de los mayores en los pequeños. La mente reactiva del niño graba todo.

Interlocutor: ¿Pero no hay, por ejemplo, una tía que le haya dicho cosas al niño mientras lo reprendía y quizás le pegaba?

Ron Hubbard: El caso es que no hay nada de eso. No se trata de algo contra el niño, eso es lo que hay que destacar.

Interlocutor: ¿Todas las palabras del engrama, entonces, son discusiones que el pequeño oyó y que se grabaron en su mente reactiva?

Ron Hubbard: Así es. No te olvides que no importa que las palabras no se hayan dicho directamente al niño, pues la mente reactiva igual las recibe como dirigidas a él. La mente reactiva es un mecanismo de supervivencia que no distingue, sólo graba automáticamente sin analizar.

Interlocutor: Está claro.

Ron Hubbard: El niño estaba muy sentido, muy molesto, contra esos ataques, aun sin estar dirigidos a él. Y entonces se desconectó.

Interlocutor: ¿Esa desconexión lo aisló totalmente?

Ron Hubbard: No, al contrario. Lo que tienen que entender ustedes y todos es que el autista sigue captando todo. Que no se engañen si tiene la vista perdida, si se bambolea tipo elefante. ¡capta todo!

Interlocutor: ¿Qué significa esto? Me refiero a qué importancia tiene que el autista capte todo.

Ron Hubbard: Significa que ningún tratamiento, ninguna música clásica, por útil que sea dará resultado si las discusiones y las peleas siguen en el entorno del autista. Al contrario, más se encerrará en sí mismo y menos se va a querer comunicar.

Interlocutor: ¿Usted está hablando de que alrededor del autista tiene que haber paz, por decirlo de alguna manera?

Ron Hubbard: Estoy hablando de que tiene que haber una calma total.

Interlocutor: ¿Resumiendo, entonces, música clásica suave y entorno tranquilo?

Ron Hubbard: Así es, pero no es necesario que sea solamente música clásica, basta que sea funcional, pero siempre en forma equilibrada, sin que lo invada, porque entonces resultaría contraproducente. Además, reitero, no es necesario que hagan algo para que el niño preste atención a la música. Simplemente tienen que ponerla en el entorno donde está. Con esto basta.

Interlocutor: En este momento recuerdo que este receptáculo tiene casetes con música relajante, con canto de pájaros, murmullos del bosque. Creo que los compró en algún negocio donde venden cosas de la New Age. ¿También puede servir?

Ron Hubbard: Sí, perfectamente.

Interlocutor: ¿A qué edad podría ser tratado con Dianética?

Ron Hubbard: Lo reitero: depende de cómo evolucione. Si el chico sigue cerrado, Dianética no le servirá.

Interlocutor: Bueno, pero supongamos que se abra.

Ron Hubbard: En este caso sí, pero a partir de los doce o trece años.

Interlocutor: ¿Algo más sobre esto?

Ron Hubbard: No, nada más.

* * *

Autismo y karma.

Estimado profesor Velmont: Mi consulta es para saber el origen del autismo de mi hijo de casi cinco años, que no habla, sacude las manos, muerde los objetos, cuando lo abrazo él también lo hace pero no mide sus impulsos y me araña o muerte, cuando ve gente en la casa llora y se incomoda, no juega con otros niños, le escribo muy deprimido y espero su respuesta por favor. Le estaré profundamente agradecido.

Manuel A.

 

RESPUESTA

Apreciado Manuel: Consulté sobre el caso de tu hijo en la sesión del 27/4/04 y la respuesta fue que se trata de una cuestión karmática, es decir, lecciones a aprender en esta encarnación que quedaron pendientes de vidas anteriores, en las cuales también están involucrados ustedes como padres.

Te aclaro que esta situación ha sido libremente decidida por ustedes antes de encarnar, ya que nadie obliga a los espíritus a hacerlo.

Te copio la parte de la sesión referida al tema:

 

Interlocutor: Aquí a la vista tengo un mail de una persona llamada Manuel que me consulta sobre el origen del autismo de su hijo de cinco años.

Ron Hubbard: El autismo de este niño es de origen genético, pero causado por karmas de vidas pasadas.

Interlocutor: Sabemos que los trastornos de origen genético son decididos libremente por el espíritu antes de encarnar para aprender determinadas lecciones y así evolucionar. ¿Es así también en este caso?

Ron Hubbard: Así es.

Interlocutor: ¿Hay alguna solución?

Ron Hubbard: Por tratamiento puede mejorar pero no rehabilitarse 100 %. Lo que sí hay que darle es un apoyo de cariño, de contención, cosas que le van a servir para superar en parte el problema.

Interlocutor: ¿Es un karma solamente de ese espíritu?

Ron Hubbard: No, también están involucrados sus padres.

Interlocutor: ¿De alguna manera tendrían que dejarse estar?

Ron Hubbard: ¡Nunca! Tienen que luchar, y no solamente brindándole cariño y contención sino también consultando a especialistas, porque tiene posibilidad de evolucionar un poco y no sería razonable impedírselo.

Interlocutor: ¿Hay algún engrama de esta vida que lo esté abrumando también?

Ron Hubbard: No, en absoluto, de esta vida no hay nada, todo viene de vidas anteriores.

Interlocutor: Concretando, entonces, el trastorno es mental, orgánico y proviene de karmas de vidas pasadas, y los padres tienen que darle mucho amor y contención. ¿Es así?

Ron Hubbard: Te olvidas la parte profesional, que también es importante.

Interlocutor: ¿Profesionales de qué tipo?

Ron Hubbard: Neurólogos.

Interlocutor: ¿Algo más que usted pueda decir sobre este caso?

Ron Hubbard: No, solamente que no deben bajar los brazos en ningún momento.

Interlocutor: El tema está aclarado, gracias Maestro.

 

Autismo originado en una vida anterior.

Estimado profesor Velmont: Quisiera preguntarle sobre el autismo del nieto de una amiga de mi madre que se encuentra en Cuba, el cual es bastante avanzado y sin resultados que lo mejore. Me gustaría saber sobre este niño de ya 12 años, llamado Samuel, y su posible tratamiento y curación. Estoy de acuerdo contigo en cuanto a lo del karma, algo que sus familiares no entenderán muy bien, pero deseo quitarme la duda y si es factible les doy una mano ya que he leído que con música se puede mejorar un poco la enfermedad, ya que este niño se ha vuelto agresivo con sus propios familiares y en el futuro no quisieran separarse de él, aunque sea peligroso para ellos mismos.

Marjorie S.

RESPUESTA

Apreciada Marjorie: El problema que me planteas lo consulté en la sesión del 28/9/04 con mi Guía personal Ron Hubbard. Te transcribo directamente los diálogos porque son muy esclarecedores.

Bienvenida al Club. Un fuerte abrazo.

Horacio Velmont.

Ron Hubbard: Es un problema genético engrámico, pero de una vida anterior.

Interlocutor: ¿No es de esta vida, entonces?

Ron Hubbard: No, en absoluto. Es un trastorno de lección kármica, además de engrámica.

Interlocutor: ¿Puede revertirlo?

Ron Hubbard: Prácticamente no, aunque puede haber alivio si se lo trata con neurólogos. También depende de la posición económica que tengan, porque se puede tratar con zooterapia.

Interlocutor: ¿Usted se refiere a los delfines?

Ron Hubbard: Así es. El tratamiento con delfines, algo que lamentablemente existe en pocos países, es muy útil en este tipo de afecciones.

Interlocutor: ¿En Estados Unidos, por ejemplo?

Ron Hubbard: No, más bien en algunos países europeos y también sudamericanos, como Chile.

Interlocutor: ¿En qué sentido ayuda el delfín?

Ron Hubbard: Este animal tiene un sonido que de alguna manera ayuda a corregir cadenas de ADN y mejorar el decodificador del autista.

Interlocutor: En algún lugar leí que también sirve el sonido grabado del delfín. ¿Es así?

Ron Hubbard: Sí, puede servir. Asimismo, hay muchas afecciones que sin ser autistas pueden aliviarse con sólo tocar al animal.

Interlocutor: ¿A qué afecciones se refiere?

Ron Hubbard: Hay problemas neuronales que impiden la locomoción y los afectados caminan con dificultad. En otros casos hay trastornos de expresión. El interactuar con los delfines alivia los síntomas, porque esa actitud despierta una emotividad beneficiosa que hace que la energía en los chacras circule con más fluidez y esto puede sanar parte del cuerpo y de la mente.

Interlocutor: ¿Para eso tendría que introducirse en el acuario donde están los delfines?

Ron Hubbard: Así es.

Interlocutor: ¿Usted me ratifica lo que dijo antes de la grabación del sonido del delfín?

Ron Hubbard: Sí, es importante y puede ayudar mucho.

Interlocutor: ¿El ser humano está capacitado para escuchar todos los sonidos del delfín?

Ron Hubbard: La respuesta es no, porque el delfín emite sonidos −ultrasonidos− fuera del alcance del oído humano.

Interlocutor: ¿Y la grabación lo capta?

Ron Hubbard: ¡Por supuesto que la grabación lo capta! Y determinada parte del oído también lo capta y lo mismo la parte emocional sana del ser humano.

Interlocutor: ¿En concreto, entonces, le puedo sugerir a esta persona que consiga este tipo de grabación?

Ron Hubbard: Por supuesto.

 

 
 
 
 
 
Apps de El Místico para acceder a los contenidos desde Smartphone o Tablet.

Ingresa con tu celular o tablet

 
 
 El Místico en tus favoritos
   
Remeras sublimadas Ricmon
Chat de conferencias en El Místico
Canal en YouTube de El Místico