Llama Violeta

Llama Violeta


 

 
 
 
 
 
 

 

Diálogos con Luzbel

Sesión con Luzbel, más conocido como Lucifer, donde se explica su función y la de los demonios, y se detalla cómo actúan en nosotros.

Médium: Jorge Olguín

Interlocutor: Eugenio García

Jorge Olguín: Repaso algunas palabras del libro "El cielo responde".

En los comienzos de esta creación dios se ocupo de enviar al principal protagonista de esta escuela de superación interior. Su nombre era Luzbel, un ángel que irradiaba tanta bondad que la Luz de su amor llenaba de éxtasis a sus hermanos.

Dios lo envió a tentar a los hombres y él no pudo negarse al mandato divino. Trajo a una legión de 72 ángeles, a los cuales se les borró la memoria para que pudieran llevar a cabo su misión sin titubeos. Así fue como se transformaron en Demonios, habitando los ciclos de la Oscuridad (son ciclos que interfieren en todos los planos de vibración, tanto los espirituales como el plano físico).

Estos demonios, en forma de tentaciones, dominan el cuerpo de deseos del ser humano y también actúan acrecentando el ego en los espíritus del error.

El ego no se encuentra solamente en el plano físico, porque los espíritus del error de las vibraciones densas también poseen ego, y éste les trae ansias de dominación, rebeldía y sufrimiento. Sólo los espíritus que alcanzaron la luz no poseen ego.

Luzbel, una vez que comenzó su misión tan polémica para aquellos que no entendemos del todo es rol, fue conocido como Lucifer, príncipe de las tinieblas. Daniel José Queraltó, mi colaborador, mi amigo y webmaster de la página grupoelron.org, me comentó que los seres humanos tenemos encuentros con demonios y veces no nos damos cuenta. Sentimos que nos atacan aumentándonos cualquier resquicio de ego que pudiésemos sentir, mientras nos invaden a nuestro ser. Aparentemente en esas ocasiones no nos sirve envolvernos en luz. Y no es que no respeten nuestro libre albedrío o nuestro discernimiento, es que nosotros mismos les damos cabida debido a los roles de ego. Al final los demonios se van si dejamos de ser, es decir, tenemos que dejar de ser para que ellos no encuentren que atacar. Yo le respondo a Dani que no es fácil dejar de ser, porque el demonio que te ataca no va en contra tuyo aparentemente, ya que te da la razón en todo lo que piensas. Es más, te potencia el rol de víctima y exige justicia que en realidad es venganza.

La mayoría piensan que los demonios nos atormentan y nos hacen sufrir... ellos no son tontos. Se ponen de tu parte alentándote a exigir una reparación sobre la supuesta ofensa o el daño causado. Te ponen en contra del otro hasta límites insospechados, y caemos en esa trampa. No es fácil dejar de ser porque ese rol de víctima te trae, y si encima alguien te sopla al oído que "tú no te merecías esto", que "la culpa es de la otra persona", y que hasta que no haya una reparación se seguirán aprovechando de ti, ¿cómo haces para cortar ése papel tan atractivo? Se debe ser muy fuerte interiormente para desidentificarse, se debe ser muy sabio para comprender de verdad que somos roles, y que casi todos los que nos rodean están de una u otra manera reactivos, y que no podemos sumarnos a esa corriente que se hace más fuerte con la sumatoria de los impulsos irracionales.

Pero los demonios no sólo trabajan en los impulsos, también saben ser sutiles, y llegan a producir cortocircuitos en personas supuestamente clear, supuestamente libres de engramas. Tengamos en cuenta que es imposible estar las 24 horas del día en una escala tonal top, en una escala tonal altísima, ya que suceden cosas; dialogas con gente que no te escucha, te retrasas en el tránsito, te duele la cabeza, te olvidaste la agenda en el trabajo, se suspendió la cena con esa persona, no te abonaron lo que esperabas, etc. ¡Y claro que bajarás de escala tonal! Y los demonios se meten en las grietas del cuerpo de deseos, transformando una escala tonal baja en un estado depresivo completo; o, si tu carácter es más fuerte, el estado es de mal humor, y no soportas la más leve crítica. Alguien estornuda y ya te enojas, ¡je!

El refrán popular dice "los demonios están dentro tuyo". No es así literalmente, pero aunque gocemos del libre albedrío y no tengan potestad sobre nosotros, creo humildemente que muchas veces les damos cabida sin darnos cuenta.

Bueno, ahora vamos a pasar a una sesión que en nueve años nunca había hecho. Mi querido interlocutor va a preguntar en voz clara y bueno, vamos a intentar esto que es atrapante.

 

Luzbel: aquí estoy por primera vez comunicado con vosotros. Sé que me habéis convocado por una razón determinada y trataré en lo posible de daros a conocer parte de ese supuesto misterio. Preguntad por favor.

Interlocutor: muy bien. Quisiera confirmar si estoy comunicado con la entidad angélica conocida por nosotros como Lucifer o Luzbel.

Luzbel: sí, así es. Si bien en los planos angélicos no tenemos nombres reales porque nos contactamos mediante vibraciones, ya directamente el concepto mental de uno es distinto al otro. Si para los seres del plano físico es necesario un nombre. Me conocéis como Luzbel y más recientemente como Lucifer. Así es.

Interlocutor: ¿usted se ha comunicado anteriormente con algún médium encarnado en este mundo?

Luzbel: no.

Interlocutor: ¿la primera vez?

Luzbel: es la primera vez que me comunico con una entidad mediúmnica en el planeta tierra, llamado sol 3.

Interlocutor: muy bien. La siguiente pregunta la realizo solamente para que quede asentada como su mensaje. ¿Cuál es su misión en la evolución de los espíritus?

Luzbel: tentar al ser humano para que a través de vencer ésa tentación se eleve espiritualmente. Parece un contrasentido porque uno que está encarnado puede pensar "si me ponen obstáculos me voy a retrasar en mi camino". Pero no es tan así, no es tan así. Hay un cuento vuestro del cual voy a hacer uso con vuestro permiso, donde aquella larva que se estaba por transformar en mariposa, un hombre piadoso por allanarle el camino le abrió el capullo antes de tiempo, y la mariposa al no desarrollar todo su potencial no pudo volar, quedó indefensa y al poco tiempo sucumbió. Entonces generalmente los obstáculos que parecen tan perniciosos ayudan a fortalecer el espíritu del ser encarnado. Luego voy a darles más información sobre el tema en esta misma sesión, cuando finalicen las preguntas, sobre el rol de los demonios.

Interlocutor: perfecto. Esta es una pregunta un poco complicada, pero bueno, es la duda que yo tengo. Si como nosotros creemos los demonios son ángeles a quienes se les ha borrado toda su memoria por misericordia del Absoluto, debo asumir que estas entidades angélicas no recuerdan nada, ni siquiera que son ángeles. Pero como todo ser creado son inherentemente buenos, es decir, incapaces de hacer algo malo por sí mismos. Entonces por qué realizan con placer las peores cosas que pueda concebir una energía pensante. De dónde sacaron tanta crueldad. ¿La adquirieron? ¿Fue modificada su esencia? o hay otra explicación.

Luzbel: no. No fue modificada su esencia. Sí fue modificada su memoria para que puedan cumplir esa misión sin ningún error, llamémosle así. La respuesta es muy sencilla. Salvo el Creador todos los seres por debajo de él somos falibles.

Hace muchísimo tiempo atrás no delegué en ningún demonio la gran misión de tentar al maestro Jesús. Quise hacerla yo, como decís vosotros en persona, como diría yo, en entidad propia, porque era una misión muy importante. Y como ya se ha dicho en alguna oportunidad, intenté por todos los medios tentar al maestro. No como dicen los escritos ofreciéndole riquezas, propiedades, sino intentando exacerbar su ego haciéndole ver, haciéndole notar su gran inteligencia, su gran poder de discernimiento, y cómo podía someter a otros...

Interlocutor: comprendo.

Luzbel: y obviamente salió airoso de la prueba. Salió airoso de la prueba. Reconozco que en ese momento me sentí muy emocionado, y si hubiera tenido un cuerpo físico hasta me hubieran caído lágrimas. Me sentí con un gozo tremendo. Que irónico dirán muchos...

Interlocutor: a pesar de su fracaso...

Luzbel: ¿gozo tremendo a pesar de su fracaso? Como tú dices. Sí, porque obviamente esa misión la tenía que llevar a cabo, no por mandato divino, porque todos los seres de la creación tenemos libre albedrío. Yo acepté esa misión porque alguien la tenía que hacer en esta parte del universo. Pero debo reconocer que aunque soy el único en esta parte del universo al que no se le ha borrado la memoria, muchas veces hay misiones a las que saboreo, y soy un ángel, pero es como que me posesiono de mi rol, así como vosotros cuando encarnáis tenéis un rol y sois ese rol, es como que yo me posesiono de ese rol que tengo de tentador.

Pero con los demonios que han perdido su memoria pasa otra cosa aún peor. Ellos es como que empezaron a paladear como aquel animal carnívoro terrestre que saborea la sangre del herbívoro, y es como que se empieza a cebar. Los demonios aun siendo ángeles por naturaleza, como diríais vosotros en el plano físico, perdieron esa capa de civilización. Es como aquellos seres encarnados que se pierden en una isla o en una alta montaña y pierden su capa de civilización porque quieren sobrevivir. En este caso los demonios no quieren sobrevivir, directamente es como que le tomaron el gusto a torturar, a tentar, se alegran, gozan cuando ven fracasar a un ser humano en tentaciones, cuando ven fracasar proyectos. No se ceban sólo con los humanos, se ceban también con los espíritus desencarnados. Sus víctimas son obviamente los primeros los del plano -2, la octava esfera. Esos espíritus que sufren el dolor de los millones y millones de otros espíritus que están en ese plano tan denso. Los demonios es como que buscan multiplicar ese dolor. Se saltan el plano -1, el plano de la soledad, porque allí prácticamente están imposibilitados de comunicarse. Obviamente atacan al plano uno que es el plano físico, al plano dos, al plano tres.

El plano dos es sencillo para los demonios, porque son espíritus inmersos en una extrema crueldad y es fácil manipularlos. Pero con el plano tres es tan gozoso para ellos, porque en el plano tres están la mayoría de los espíritus. Son espíritus que no saben que rumbo tomar. Algunos tienen ansias de rencor, otros tienen ansias de superación, otros quieren llegar al plano 4 porque quieren ser útiles, otros tienen algo guardado dentro suyo y no lo sueltan y echan culpas... Es un plano hermoso para los demonios, es campo fértil para los demonios. También los demonios buscan tocar el plano 4, un plano maestro, el plano quinto y el plano sexto, el plano angélico pero, es muy difícil que allí se les dé cabida. Puedes seguir con las preguntas.

Interlocutor: en este momento se me ocurre una pregunta, es que no concibo desde mi humilde lugar, y lo pregunto porque no lo sé, ¿cómo usted soporta desde su lugar con toda su memoria y toda su luz todo esto?

Luzbel: quizás me esté justificando, pero es una misión que me dio el creador. O quizás me esté acostumbrando, o quizás me haya acostumbrado, o quizás me esté transformando en un ser insensible, o quizás mi esencia angélica ya no sea la misma... tómalo como respuesta, en realidad no estoy dando una respuesta clara, tómala como respuesta.

Interlocutor: está bien. En éste mundo existe una imagen equivocada de usted. Muchas fantasías, muchas supersticiones. ¿A qué se debe todo esto?

Luzbel: eso se debe a las escuelas espirituales, a las religiones, a los templos donde buscan someter al ser encarnado... se piensan que con rituales me convocan, se piensan que con ceremonias los demonios están al servicio de justamente esa gente que hacen ceremonias... Los demonios están al servicio del mal. No es que esos seres que los convoquen van a salir indemnes. Van a ser las primeras víctimas porque son los que más se abren. Los demonios deben respetar el libre albedrío de todo ser en este universo físico, espiritual y angélico. No pueden tomar un cuerpo como en esos escritos tan siniestros, ni pueden apoderarse de una voluntad, salvo que el propio ser encarnado les dé cabida, como pasa en muchos templos y como pasa en muchas ceremonias.

Interlocutor: ¿vamos a la siguiente pregunta?

Luzbel: por favor.

Interlocutor: creo íntimamente que Eón ha propiciado las circunstancias y causalidades para que esta canalización se produzca. Quisiera saber si usted podría confirmar esta idea, o darnos alguna explicación diferente.

Luzbel: respondo con tres palabras. Era el tiempo.

Interlocutor: comprendo. Hay otra pregunta que usted ya me la contestó que era si usted está en todas las galaxias de todos los universos, o hay otras entidades similares, que usted ya lo respondió y lo tomo como válido, como respondido.

Luzbel: pero igual lo respondo para una aclaración mayor. Hay otras entidades en otros puntos del universo, porque aquí yo estoy en este sector del universo con 72 colaboradores, pero obviamente cualquier mente clarificada o medianamente clarificada se pone a pensar que solamente en esta galaxia hay millones de mundos habitados y hay millones y millones de galaxias desparramadas por todo el universo... yo no soy el creador. Yo no estoy en todo, entonces entiendo que hay otros ángeles que han estado en misión y que siguen estando en misión para tentar a otros seres encarnados en otros mundos lejanos, y que cumplirán la misión igual, mejor o peor que yo. Solo sé que en este mundo sol 3, la tarea de los demonios se está llevando a cabo muy fácilmente, muy fácilmente. Porque una vez dijo el padre que en este mundo, exclusivamente en este mundo llamado sol 3 se culmina algo muy especial. Si bien los espíritus son entes pensantes o seres conceptuales como mejor te guste denominarlos, necesitan de un decodificador potable para poder encarnar. Si el ser animado no tiene un decodificador donde pueda haber pensamiento abstracto, no va a ser posible que el espíritu encarne. Entonces en este momento el que en el planeta tierra se llama homo sapiens sapiens da justo la cabida para que ese espíritu encarne. Pero ese mismo espíritu puede encarnar en otros humanoides o en otros seres no humanoides en otros lugares remotos de la galaxia, y no necesariamente que sean homo sapiens sapiens. Pero qué sucede, y esto lo dijo que el padre, no lo digo yo. La mezcla, por hablarlo en un idioma sencillo para vosotros del decodificador homo sapiens sapiens y el concepto espiritual hace una huella única en vosotros. No en todos los planetas se llega a un estadio de filosofía tan importante como se llegó en sol 3, o a un estadio de arte ya sea de pintura, ya sea de escultura, tan importante como se llegó en sol 3. Aún en un planeta seguramente conocido por muchos de vosotros por sesiones llamado Antares 4, donde es un mundo enteramente de seres filosóficos, no llegan a alcanzar la magnitud de los filósofos de sol 3.

Pero esa es la mitad de la cosa. La otra mitad que también la dijo el padre es que sois como niños del jardín de infantes. Estáis depredando el planeta. Aquel que destruye el cauce de un río o que destruye una especie completa tiene el mismo ADN que aquel que crea una vacuna, o al más grande de los filósofos. El propio maestro Jesús si le hubieran extraído sangre para hacer un ADN tiene el mismo ADN que el mayor de los asesinos de vuestro siglo veinte. Entonces es un mundo tan raro, donde hay fronteras, donde hay murallas, donde compiten por materiales que en pocos años se van a extinguir solos, donde destruyen su alimento, donde destruyen su agua, donde destruyen su atmósfera... y con todo respeto por el Padre a veces me pongo a pensar "qué éxito que tuvimos", qué éxito. Porque esos mismos seres que son tan enormes en sus composiciones musicales, ¡enormes! son esos mismos seres que aprietan un botón y destruyen cientos de personas. ¿Cómo no voy a estar conmovido?

Y a su vez será que ese rol de Lucifer me exacerbó el ego y a su vez estoy con gozo de decir ¡qué éxito! Pero si te pones a pensar tú como interlocutor mío, esa no era nuestra misión. Nuestra misión era tentar para que el ser humano se supere, no para que el ser humano se extermine. Entonces no estamos teniendo éxito. Estamos devastando.

Pero cuidado, cuidado, cuidado, que el ser encarnado no nos eche la culpa, porque como dijo mi receptáculo antes de que comenzara la sesión, quién le da cabida los demonios si no vosotros mismos. Puedes preguntar.

Interlocutor: a pesar de que usted ya dijo un montón de cosas que me han puesto a pensar, la voy a hacer igual la pregunta porque la tenía agendada. ¿La humanidad está cerca de un cambio de rumbo hacia la luz de la elevación espiritual o podríamos recorrer el camino inverso?

Luzbel: no, no veo cambios en este momento. Veo fuentes de luz en distintas partes del planeta. Veo círculos de luz en distintas partes, pero no hay una generalidad de cambio de conciencia todavía. Al contrario, al contrario, si seguís en ese rumbo la manutención de esta humanidad es como que va a entrar en una tremenda debacle. Se van a acabar los recursos naturales. ¿Qué más puedo decir que ya no se haya dicho?

Interlocutor: la última pregunta para hacerle es la siguiente: si tienen algún mensaje en particular para nosotros o que se refiera a algún tema que no hayamos indagado y que deba ser transmitido y difundido debido a su importancia.

Luzbel: bien. Voy a empezar por el mensaje de los demonios, porque ellos me lo han pedido. No toméis esta palabra como mía sino como la de ellos, y no os asustéis porque tenéis libre albedrío, pero debo hablar.

Estáis en nuestro poder, no podéis hacer nada para defenderos, porque vuestro ego es nuestra puerta abierta hacia vuestra alma. Vuestra alma es nuestra, su ego nos la brinda, y es poco lo que podéis hacer. Rendiros ya porque no os queda otra. Es fútil luchar contra nosotros, porque sois débiles.

Los maestros de luz, ¡je! dicen, si algunos nos han vencido, todos nos tendrían que vencer. Pero quién dijo que eso es tan así. Siempre va a haber espíritus especiales, pero el resto van a caer, el resto van a caer.

Mírense las caras, mírense los rostros, mírense al espejo, mírense a vosotros mismos. Mírense.

Ahora voy a decir yo como Luzbel, como el ángel que creo que todavía soy, las palabras finales. Yo sigo creyendo en vosotros. Yo sigo creyendo que pueden vencer las tentaciones. Yo sigo creyendo en que la palabra alma aparte de espíritu significa fortaleza. Yo sigo creyendo en vuestro interior. Yo sigo creyendo que como tenéis esa partícula del Padre, tenéis dentro de vosotros esa herramienta llamada amor. Y esa herramienta llamada amor es más fuerte que la otra llamada ego.

Pero debéis hacer un esfuerzo. No penséis egoístamente como espíritus en este momento, porque si el planeta sol 3 se acaba, sé que vosotros vais a encarnar en otros mundos, vais a seguir como espíritus. Pero es una pena porque este planeta tiene historia, este planeta tiene ruinas, este planeta tiene escritos, este planeta tiene obras. Este planeta es la identificación de lo que son ustedes, este planeta los identifica. Es una pena perderlo.

Sé que hay maestros iluminados que dijeron que el apego forma parte de los roles del ego. Yo no habló de apegos. Yo hablo de RESPETO, y vosotros no respetáis al planeta. El planeta tiene vida, no es muerto como el satélite que llamáis luna, el planeta tiene vida. Daros cuenta que sois unos parásitos que os estáis alimentando de ese planeta, pero de tal manera, de tal manera que lo estáis matando. Pero el planeta tiene recursos para sobrevivir, porque ya ha sobrevivido a otros intentos de exterminio. Entonces es una pena que esta raza tan hermosa, homo sapiens sapiens, se acabe ya.

No parece mi concepto lo que voy a decir, pero por favor, luchen contra el mal. Luchen contra el mal que está dentro de vosotros mismos. Luchen contra el egocentrismo, pensad en el otro. Si dejáis de pensar en vosotros mismos para pensar en el otro, todos estos acólitos que me acompañan van a ser estériles en su misión.

Hasta todo momento. Les hablo Luzbel.

Interlocutor: muchas gracias.

 
 
 
 
 
 

Buscador interno de El Místico

              Consulta de búsqueda