Llama Violeta

Llama Violeta


 

 

 
 
 
 
 
 

 

Lazos de Amor

CAPITULO 20

Brian Weiss

 

 Tú que eres joven y te crees olvidado de los dioses, sabe que si te vuelves peor te reunirás con las almas inferiores, y que si te haces mejor te reunirás con las superiores, y que en la sucesión de vidas y muertes te tocará padecer lo que te corresponda a manos de tus iguales. Esta es la justicia del cielo.

PLATÓN

A veces, los acontecimientos más importan­tes de la vida se nos echan encima antes de que seamos conscientes de su existencia, como una pantera que se nos acerca sigilosamente. ¿Cómo es posible que no nos hayamos percatado de algo de tal envergadura? El camuflaje es psicológico.

La negación, el hecho de no ver lo que está ante nuestros ojos, porque en realidad no lo que­remos ver, es el mayor de los disfraces. A esto hemos de añadirle el cansancio, las distracciones, las racionalizaciones, la evasión y, en general, to­dos los procesos mentales que se interponen en nuestro camino. Afortunadamente, la persisten­cia del destino puede eliminar estos impedimen­tos y distinguir lo que necesitamos ver, el primer plano que sobresale del fondo, como si pudiéra­mos atisbar a la primera los dibujos en tres di­mensiones del «ojo mágico».

Durante los últimos quince años he tratado a muchas parejas y familias que se han visto por se­parado compartiendo vidas pasadas. En otras ocasiones he inducido a regresión a parejas que simultáneamente y por primera vez se han visto relacionándose en la misma vida anterior. Este descubrimiento suele ser chocante para ambas partes, pues nunca antes han experimentado nada parecido. Mientras las escenas se van revelando, ellos permanecen en silencio sentados en mi con­sulta. Después, cuando emergen del estado hip­nótico, descubren que han estado contemplando los mismos hechos y experimentando sensacio­nes paralelas. Sólo entonces me doy cuenta de su relación en esa vida anterior.

Pero con Elizabeth y Pedro todo fue a la in­versa. Sus respectivas historias y sus vidas pasa­das se iban revelando de mf1nera paralela pero por separado en mi despacho. No se conocían entre sí. Nunca se habían visto en esta vida. Per­tenecían a países y culturas diferentes. Acudían a mi consulta en días distintos. Habiéndolos tratado independientemente y sin sospechar en ningún momento que pudiera existir un vínculo entre ellos, no me di cuenta de su relación. Se ha­bían amado y perdido mutuamente a través de sus vidas anteriores.

¿ Por qué no lo vi antes? ¿ Podía incluso ser ése mi destino? ¿ Convertirme en una especie de ca­samentero cósmico? ¿ Estaba distraído, cansado, o negaba la realidad? ¿ Descartaba de un modo racional las «coincidencias»? O tal vez la idea me vino a la mente en el momento adecuado, tal y como estaba planeado. Se me ocurrió aquella misma noche. «¿Eli?» Era Elizabeth. Se lo había oído decir a ella, semanas antes, en mi consulta. Sin ninguna duda, era Elizabeth.

Ese día, unas horas antes, Pedro no podía re­cordar su nombre. En pleno trance hipnótico, se había trasladado a una vida pasada, una vida que había evocado en otra ocasión en mi consulta. En ella, había muerto después de ser arrastrado por unos soldados vestidos de cuero. Su vida se consumía poco a poco mientras su cabeza repo­saba sobre el regazo de su querida hija, que le acunaba con desespero.

En esa sesión Pedro regresó de nuevo a aque­lla vida. Tal vez  todavía tenía que aprender de ella. Volvió a verse moribundo en los brazos de su hija, mientras su vida se iba apagando. Le pedí que la mirara muy de cerca, fijamente a los ojos, y que observara si podía reconocerla como al­guien de su vida actual.

  -No -respondió entristecido-. No la co­nozco.

-¿ Sabes cómo te llamas? -le pregunté in­tentando centrar por completo su atención en aquella vida anterior en Palestina.

  -No -dijo finalmente después de quedarse unos momentos pensando.

-Te daré unas cuantas palmadas en la frente mientras cuento hacia atrás de tres a uno. Deja que el nombre entre fugazmente en tu mente, en tu conciencia. Cualquier nombre que recibas se­rá válido.

No se le ocurrió ninguno.

-No sé cómo me llamo. ¡No me viene nada a la mente!

Pero algo de pronto irrumpió en mi mente, co­mo una explosión silenciosa, algo vívido y claro.

  -¡Eli! -dije gritando-. ¿Te llamas Eli?

-¿Cómo lo sabes? -contestó desde las pro­fundidades ancestrales-. Ése es mi nombre. Al­gunos me llaman Elihu y otros Eli... ¿ Cómo lo sabes? ¿ Tú también estabas allí?

-No lo sabía –le contesté honestamente-. Se me acaba de ocurrir.

 Estaba muy sorprendido por lo que acababa de pasar. ¿ Cómo podía yo saberlo? En el pasado había tenido destellos «psíquicos» o intuitivos, aunque no a menudo. En este caso parecía que estaba recordando algo y no recibiendo un men­saje «psíquico». Pero ¿recordando desde qué momento? No podía situarlo. Mi mente hizo un esfuerzo para recordar, pero no lo conseguí.

Sabía por experiencia que era mejor que no me esforzara más por recordar. «No te preocu­pes tanto -me dije a mí mismo-, ve haciendo tus cosas, ya verás cómo obtendrás la respuesta en poco tiempo y de un modo espontáneo.»

Este extraño rompecabezas no estaba com­pleto. Le faltaba una pieza importante sin la cual no podía realizar la conexión esencial. Sí, pero ¿una conexión con qué? Intenté, en vano, con­centrarme en otras cosas.

Un poco más tarde, esa misma noche, me vi­no de pronto a la mente la pieza que andaba bus­cando. De golpe, fui consciente de ello.

Era Elizabeth. Hacía dos meses, había recor­dado una vida pasada en la que había sido hija de un alfarero en la antigua Palestina. Unos solda­dos romanos habían matado «accidentalmente»a su padre después de haberle arrastrado atado a un caballo. Los soldados no dieron ninguna im­portancia a lo que le había ocurrido. Destrozado y sangrante, murió lentamente acunado por su hija sobre una calle polvorienta. En aquella vida Elizabeth había recordado su nombre: Eli.

Mi mente empezó a trabajar a toda prisa. Los detalles de cada una de las dos vidas en Palestina cuadraban. Los recuerdos evocados por Pedro y Elizabeth concordaban a la perfección. Las des­cripciones físicas, los hechos y los nombres eran los mismos en ambos casos. Padre e hija.

   

He trabajado con mucha gente, por lo común parejas, que se han encontrado en vidas pasadas. Muchas personas han reconocido a sus almas ge­melas viajando con ellas a través del tiempo y se han reunido una vez más en su vida actual.

Nunca me había encontrado con almas geme­las que todavía no se hubieran encontrado en su vida actual. En este caso, _e trataba de almas ge­melas que habían viajado durante .casi dos mil años para reunirse de nuevo. Finalmente había llegado el momento en que pese a estar muy cerca el uno del otro todavía no se habían encontrado.

A falta de los historiales de cada uno, que me había dejado en la consulta, intenté recordar en casa si Elizabeth y Pedro habían compartido otras vidas en el pasado. Al menos una, pero no en las rutas de los mercaderes de la India, ni en los man­glares de Florida, ni en Hispanoamérica, amena­zado por la malaria, ni en la antigua Irlanda. Éstas fueron las únicas vidas que pude recordar.

Otro pensamiento se apoderó de mí. Tal vez sí que habían estado juntos en algunas o todas aquellas vidas, pero no se habían reconocido, pues no se habían visto en el presente. No había ningún rostro, ni nombre ni punto de referencia en su vida actual, nadie que conectara con ciertas personas de sus encarnaciones anteriores.

Poco después me acordé de la vida que Eliza­beth había pasado en el oeste de China, de las lla­nuras erosionadas por el tiempo, donde su gente fue masacrada y ella y otras mujeres fueron cap­turadas. Pedro había vuelto a esas mismas llanu­ras, que había localizado en Mongolia, para reu­nirse con su familia, sus parientes y su gente, que resultaron estar todos muertos.

En medio del caos, la aniquilación y la deses­peración de aquel recuerdo, Pedro y yo dimos por hecho que su mujer había sido asesinada. Pe­ro no fue así. Había sido capturada y secuestra­da, y nunca más pudo volver a los cálidos brazos de su marido. Ahora, aquellos brazos habían vuelto, después de atravesar las peligrosas nie­blas del tiempo, para abrazarla de nuevo, para estrecharla dulcemente contra su pecho. Pero ellos todavía lo ignoraban. Sólo yo lo sabía.

Padre e hija. Amigos en la infancia. Marido y mujer. ¿ Cuántas otras veces habían compartido sus vidas y su amor en el pasado?

Estaban juntos de nuevo, pero no lo sabían. Los dos se sentían solos y sufrían cada uno a su manera. Ambos estaban muertos de hambre sin saber que les aguardaba un banquete.

Las «leyes» de la psiquiatría me coaccionaban enormemente, y más todavía las sutiles reglas del karma. La ley más estricta es la de respetar la in­timidad y no traicionar la confianza de los pa­cientes. Si la psiquiatría fuera una religión, violar esta ley equivaldría a cometer un pecado mortal. Como mínimo constituiría un acto de negligen­cia. Yo no podía contarle a Pedro nada de Eliza­beth, ni a ella nada de él. Lo que podía ocurrir al violar la ley fundamental de la psiquiatría era evidente, dejando aparte las consecuencias espi­rituales o kármicas por el hecho de entrometerse en el libre albedrío de otra persona.

Las consecuencias espirituales no me hubie­ran hecho desistir. Podía presentarlos y dejar que el destino se ocupara del resto. Fueron las conse­cuencias psiquiátricas las que me coartaron.

¿Qué ocurriría si estaba equivocado? ¿Y si se iniciaba una relación entre ambos y luego se echaba a perder? Esto podía despertar en ellos la ira y la amargura. ¿ En qué medida afectaría a sus sentimientos hacia mí, su terapeuta de confian­za? ¿Y si su estado empeoraba? ¿Acaso todo el trabajo terapéutico iba a ser en vano? Los riesgos eran claros.

También tuve que examinar mis motivos sub­conscientes. Quizá la necesidad de ver mejorar a mis pacientes emocional y físicamente y de que encontraran paz y amor en su vida influía en el criterio que iba a adoptar. ¿Acaso mis propias necesidades me impulsaban a traspasar la barrera de la ética psiquiátrica?

La opción más fácil era no meterme en camisa de once varas y callar. Si no se hace nada, no hay consecuencias. Ante la duda, abstente.

En otra ocasión también me resultó muy difí­cil tomar una decisión: ¿ debía escribir el libro Muchas vidas, muchos maestros, o no? Publicar ese libro podía poner en peligro mi carrera pro­fesional en todos los aspectos. Tras cuatro años de dudas, decidí hacerlo.

Una vez más, elegí el riesgo. Decidí interve­nir, desafiar ligeramente al destino. Como con­cesión a mi preparación y a mis miedos, lo haría del modo más cuidadoso y sutil posible.

 Las escenas y detalles de las épocas históricas que evocaron Elizabeth, Pedro y otros de mis pacientes son muy similares. Estas imágenes no son necesariamente como las que nos enseñaron en la .escuela o las que aparecen en los libros de historia o en la televisión.

Se parecen porque provienen de recuerdos reales. Carolina Gómez, que fue Miss Colombia y quedó segunda en el concurso de Miss Univer­so de 1994, recordó durante una regresión filma­da una escena de una vida anterior en la que era un hombre desnudo, arrastrado por caballos ro­manos, que perdía la vida. Esta muerte se parece a la que recordó Pedro. Otros pacientes también recordaron muertes provocadas por caballos que arrastraban su cuerpo, no sólo en la época roma­na sino también, desgraciadamente, en muchas otras culturas.

Una paciente de Colorado recordó que fue secuestrada de su tribu de nativos americanos y que nunca más volvió a ver a su familia. Final­mente logró escapar, pero murió en el antiguo Oeste, en un lugar que actualmente correspon­dería a un pabellón de un hospital psiquiátrico. Es una historia parecida a la experiencia de Elizabeth en Asia.

El tema de la separación y la pérdida es muy común en las regresiones a vidas anteriores. Todos deseamos curar nuestras heridas psíquicas. Esta necesidad de sanar hace que recordemos viejos traumas, que son los responsables de nuestro dolor y nuestros síntomas, en lugar de evocar tiempos de paz y serenidad, que no nos han dejado secuelas.

De vez en cuando trabajo con dos o más personas a la vez. En estos casos no permito que ninguno de los pacientes hable, porque pueden distraerse los unos a los otros. Hace poco induje una regresión a un pareja a mismo tiempo esta re­gresión, durante la cual no pronunciaron ni una sola palabra, ocupó toda la sesión y no tuvimos tiempo de repasar sus experiencias.

Después, una vez en casa, ambos compararon los apuntes que habían tomado durante la tera­pia. Para su sorpresa, los dos habían recordado una vida en la que coincidieron. Él era un oficial británico en las colinas americanas, y ella una mujer que vivía allí. Se conocieron y se enamora­ron apasionadamente. Él fue destinado de nuevo a Inglaterra y nunca más volvió a ver a su amada. Ella se quedó destrozada por la pérdida, pero ninguno de los dos pudo hacer nada para solu­cionarlo. La sociedad colonial y los militares bri­tánicos tenían unas reglas y costumbres muy es­trictas.

Ambos describieron del mismo modo las ro­pas antiguas que llevaba ella. Los dos recordaron el barco en el que él abandonó las colonias y par­tió hacia Inglaterra, y la triste y emotiva despedi­da que vivieron. Todos los detalles de aquella evocación coincidieron.

Sus recuerdos también ilustraron los proble­mas que tenían en su relación actual Ella, princi­palmente, sufría de un miedo obsesivo a la sepa­ración, lo cual hacía que él sintiera la constante necesidad de asegurarle que no iba a abandonar­la. Los miedos de ella y la necesidad de él no te­nían ningún fundamento en la realidad de su re­lación actual. Aquella actitud tenía sus raíces en los tiempos coloniales.

Otros terapeutas que practican las regresio­nes a vidas pasadas obtienen los mismos resultados que yo. Es más frecuente que surjan los traumas que los recuerdos placenteros. Las escenas donde hay muertes son importantes porque sue­len ser traumáticas. Las vidas anteriores se parecen, al igual que los acontecimientos importantes, porque el ser humano recurre a los mismos temas y las mismas ideas en todos los tiempos y en todas las culturas.

«Lo que fue, eso será; lo que se hizo, eso se ha­rá. Nada nuevo hay bajo el sol.» (Eclesiastés 1:9)

 

 

 
 
 
 
 
 
Apps de El Místico para acceder a los contenidos desde Smartphone o Tablet.

Ingresa con tu celular o tablet

 
 

Buscador interno de El Místico

              Consulta de búsqueda